Coaching y liderazgo: cómo sacarles el máximo partido

Compartir

Diferencia de coaching y liderazgo

Dos términos que se usan a menudo en reuniones motivacionales, libros de autoayuda y crecimiento personal ligado a la empresa, y que guardan entre sí una estrecha relación. Porque coaching y liderazgo no son lo mismo, pero sí se necesitan y en las sesiones de coaching se habla de potenciar el liderazgo personal.

Para evitar confusiones al hablar de liderazgo y Coaching, definiremos el coaching como una serie de técnicas que van encaminadas a lograr que una persona redescubra sus habilidades y talentos personales para sacarles el máximo partido en el ámbito laboral, pero también en nuestra faceta creativa, sobre todo si de ello hacemos nuestra profesión. 

Respecto al liderazgo, el concepto va mucho más allá de ser la persona a seguir, el capitán del barco, el jefe de todo esto. No es líder quien quiere sino quien puede, y para ello hay que desarrollar una serie de aptitudes para seducir más que imponer, para generar adhesiones y no tanto obediencias ciegas, para inspirar y generar un clima de trabajo no solo motivado, sino productivo.

coaching personal

Qué podemos aprender del coaching

El coaching irrumpió con fuerza a principios de los 2000 en el ámbito de las empresas dispuesto a cambiar la forma de trabajar de aquellos que anhelaban una nueva manera de hacer las cosas. También como un modo de reorientar la carrera y atreverse a abrazar ciertos cambios que requerían de coraje, a veces sin red. De la filosofía del coaching encontramos las invitaciones a salir de la zona de confort y la del camino del crecimiento personal. 

A menudo puesto en tela de juicio por los psicólogos que ven en el coaching un ejercicio de intrusismo, lo cierto es que esa cultura profesional no va tanto enfocada a trabajar en problemas personales como a reforzar las fortalezas propias, todo ello lo más enfocado posible al ámbito profesional. 

De ahí que el coaching pueda ayudar a todo aquel que tenga una mirada abierta y esté dispuesto a cambiar hábitos y, en mayor o menor medida, reinventarse. Porque entre los objetivos del coaching empresarial se encuentra el desarrollo de las capacidades de liderazgo (de ahí la relación antes comentada) y mejorar el trabajo en equipo y las formas de cohesión grupales.

coach personal

Un trabajo de coaching también busca mejorar los procesos de toma de decisiones, así como potenciar aquellas estrategias que aumentan la motivación de los equipos y los individuos, así como el sentido de compromiso, responsabilidad e innovación. El coaching nos enseña a ser humildes y solidarios, pero también la lección de que solo siguiendo a los demás nunca alcanzaremos el liderazgo.

Qué podemos aprender del liderazgo

Conforme se ahonda en los conceptos, más claras quedan las diferencias entre coaching y liderazgo si bien, como dijimos, ambos conceptos se interrelacionan y enriquecen entre sí. Respecto, al liderazgo, el mismo coaching ha hecho que vaya cambiando de un patrón fuerte y autoritario a preocuparse más por las llamadas soft skills, que tienen que ver con la escucha, la empatía y una autoridad basada más en valores y actitudes que en la fuerza de mando. 

Porque la naturaleza nos demuestra que no sobreviven los más fuertes sino los que mejor que adaptan, el liderazgo moderno es consciente de esas manera de encarar la dirección de equipos y apuesta por valores como estos.

Transparencia

Porque lo contrario, la opacidad, el ocultar información o dosificar la misma, no genera confianza sino que despierta suspicacias y, a la larga, desafección.

Cohesión

Para el buen líder, la transparencia es un valor en el que apostar para generar cohesión en los equipos y no hacer distinciones.

Horizontalidad

Esa cohesión se da en equipos en que, si bien hay distintos roles y funciones asignados en relación a los cargos y desempeños de cada miembro del equipo, se cree en un sistema igualitario y horizontal

Es decir, todos formamos parte del mismo barco, accedemos a la misma información y somos igual de responsables en llevar nuestros proyectos a lo más alto.

Comunicación

Todo ello no sería posible sin una comunicación clara, coherente, actualizada y constante. Y que incluso se anticipe a las necesidades de información de los trabajadores (ya sean miembros presenciales del equipo de la oficina o espacio de coworking o trabajen de modo telemático, dándoles datos sobre próximas reuniones, próximos cobros de encargos, próximos retos, próximos cambios, etc.

Innovación y creatividad

Los buenos líderes rehuyen de los caminos trillados y buscan soluciones imaginativas. Primero, no siempre la vía más rápida hacia un punto es la recta y, segundo, porque así se estimula al equipo, se desperezan habilidades y se genera un día a día más ilusionante, vivo y activo. 

Seguro que te está empezando a gustar esto del coaching y el liderazgo personal. En Kudos también nos sentimos ilusionados, vivos y activos. ¿Te animas a visitarnos?