Claves para comer saludable en el trabajo

Compartir

comer saludable trabajo

 

El mes de febrero ya está aquí y… ¿Cómo van los propósitos de Año Nuevo? Hacer más ejercicio, apuntarte a ese hobby que tanto te apetece y por supuesto, comer de manera más saludable, son algunos de los objetivos más buscados por todos de cara al comienzo de una nueva etapa. Hoy nos centramos en la salud para contarte algunos tips de alimentación saludable para llevar a cabo en la oficina. ¡No valen excusas! Porque trabajar no está reñido con una vida saludable.

Seamos francos, ¿Cuántas veces has comido un plato precocinado o la clásica pasta, ya sea por falta de tiempo o ganas de cocinar? ¡Se acabaron esos malos hábitos! Sigue leyendo y descubre lo fácil que es hacerse con un buen hábito.

¿Aún no nos conoces? ¡Echa un vistazo a nuestros edificios de oficinas!

Consejos para comer sano en el trabajo

1.     Escoge alimentos que te ayuden a rendir más en el trabajo y que sean nutritivos

Los cereales, la fruta, la verdura, pescado, carne y frutos secos están en el top 10 de los mejores alimentos para rendir al máximo en el trabajo. Si sientes que las horas son interminables, estás cansado/a y te cuesta rendir, ¡aquí tienes la clave para dar el máximo de ti mismo! Además de aportar energía, si elaboras tu menú en base a estos alimentos, estarás siguiendo una dieta equilibrada que será muy beneficiosa para tu salud.

2.      No influye solo el qué, sino también el cómo

No solo lo que comemos afecta directamente a nuestra forma de trabajar, también cómo lo hacemos. Es muy importante respetar la pausa para comer y no hacerlo delante del ordenador. ¡Fundamental respetar los tiempos para cada cosa! Levántate, relaja la vista, despeja la mente por un tiempo, disfruta de la comida con tranquilidad en un espacio destinado específicamente para ello y una vez terminado el proceso, regresa a tu lugar de trabajo para retomar la jornada.

3.     Establece un horario fijo

Puede parecer curioso, pero mantener un horario fijo de comida ayuda a nuestra salud. Acostumbremos a nuestro cuerpo a seguir un hábito de horario para, de esa manera, no sufrir momentos de excesiva hambre que nos llevarán a picar entre horas.

comer sano trabajo

4.     Verde, sinónimo de vida

¡No te olvides de incluir alimentos verdes en tus comidas! Y con verde nos referimos a verduras, un acompañamiento perfecto para, por ejemplo, platos elaborados con carne. ¿Un dato interesante? Según el color que tiene la verdura, esta te aporta un tipo de nutrientes u otro, por lo que alternarlos es la mejor de las opciones.

Sabemos que las verduras no son plato de buen gusto para mucha gente, ¡pero seguro que encontrarás alguna que te agrade dentro del gran abanico que nos ofrecen los mercados hoy en día! Además, como punto positivo, cocinarlas es muy muy fácil.

5.     A cada época, sus platos

¡Imposible aburrirse! Tienes mil y un platos para escoger y más si ampliamos nuestra perspectiva a lo largo del año. Un salmorejo veraniego ¡y una crema calentita en invierno! Tenemos una gastronomía muy rica y variada. Debemos aprovecharla y sacarle partido a los alimentos que nos ofrece cada temporada del año.

6.     La hidratación es clave

Lo habrás oído un millón de veces pero, ¡beber agua es fundamental para llevar una alimentación saludable! Lo ideal es que bebas entre 1,5 y 2L al día. De esa manera le aportarás hidratación a tu cuerpo y en un plazo corto de tiempo, te sentirás muchísimo mejor. Si no eres muy fan del agua, puedes optar por tés o infusiones o incluso, agua de sabores.

7.     ¡Organízate!

Tanto si vas a llevar al trabajo comida cocinada en casa, como si vas a comer dentro del propio restaurante de tu lugar de trabajo, ¡la organización es fundamental! Prepárate un planning semanal de los menús que te vas a llevar al trabajo o bien del tipo de alimentos que quieres consumir para poder adaptarlos a los menús que te ofrecen. Crea tus hábitos y ¡adelante! Comer saludable es muy muy fácil si tenemos claros nuestros objetivos.

¡A poner la teoría en práctica!

Una vez con la teoría clara, solo nos queda poner en práctica cada una de las claves. ¿Cansado de llevar una mala rutina alimentaria? Este es tu momento. ¡La hora del cambio ha llegado!