Gafas con filtro de luz azul: ¿realmente funcionan?

Compartir

gafas filtro luz azul Ante la escalada de horas que pasamos frente al ordenador, smartphone, tablets y televisores, hay un momento en que la vista se resiente. Aparecen dolores de cabeza y fatiga visual tras esas jornadas de diez o doce horas que, cuando llega la hora del descanso, reciben más tiempo frente a la pantalla. Porque usamos las pantallas para trabajar y, por suerte o por desgracia, quizá más lo segundo, para divertirnos y descansar. Por esa razón, para mitigar el desgaste de la elevada exposición ante la luz azul de las pantallas, se crearon las gafas anti luz azul o gafas para el ordenador, útiles tanto si trabajas en casa como en una oficina corporativa.  

¿De qué están hechas las gafas blue light?

Las gafas anti blue light, también así llamadas, buscan, ante todo, inhibir o reducir la entrada de los picos de luz azul, similares a los que desprende la luz solar, que desprenden las pantallas. Suelen estar fabricadas con un polímero plástico o resina llamado CR-39, que sirve de filtro ante dicha luz azul, así como gran parte de los rayos UV, al igual que muchas gafas de sol. Con la llegada de las pantallas LED a televisores y otros dispositivos, la exposición a la luz azul ha aumentado, por lo que se han vuelto aún más recomendables estas lentes anti luz azul. Con ello, se puede reducir el estrés que genera ese ‘asedio’ constante de las pantallas y mitigar dolores de cabeza, sensación de embotamiento y fatiga mental.  

Pero ¿son útiles las gafas azules?

Es normal desconfiar de todo el merchandising que surge al calor de las nuevas tecnologías. Y de las viejas. Ahí están aquellas pulseras homeopáticas que se vendían como la panacea contra todo tipo de dolencias, lumbagos, callos y hasta periodontitis incluidas. Sin embargo, son varios los testimonios de los ‘early adopters’ de las gafas azules arrojan conclusiones positivas y una mejora en su calidad de vida, aunque es probable que esas valoraciones estén influidas por anunciantes que ‘premian’ la valoración positiva. También hay estudios (en la Facultad de Óptica de la Universidad Complutense de Madrid) que demuestran de que el daño de la luz azul puede ser, a la larga, grave para la retina y generar incluso degeneración macular senil, lo que provoca más casos de ceguera en los ancianos. Por otra parte, no hay muchos estudios sobre la eficacia de las gafas anti luz azul para recomendar fervientemente su utilización. Ni tampoco las instituciones médicas lo ven, nunca mejor dicho claro. Tanto es así que la Sociedad Española de Oftalmología llegó a emitir un comunicado aseverando que la luz azul no daña los ojos ni provoca ceguera. gafas para el ordenador  

¿Qué hacer con las gafas azules?

Dicho esto, si tu amigo invisible por Navidad te regaló unas lentes blue lights no las tires a la basura. La luz LED lleva poco en nuestra vida cotidiana, no más de una década, por lo que aún es pronto para saber sus posibles efectos perjudiciales en nuestra visión, así como asegurar que las ‘gafas azules’ funcionan o no. No son pocos los que reconocen que, tras varios días de uso, han notado una ligera mejoría en su bienestar. También hay quien dice que inhibir los haces azules puede ayudarnos a dormir mejor, ya que estas descargas azules, propias del sol, tendrían un efecto circadiano que podría alterar nuestra calidad del sueño. Así que uno puede hacer de cobaya de sí mismo, de influencer sin miles de seguidores, de conejillas de indias sin rellenar fichas de resultados posteriores, y probar las sensaciones que le provocan los lentes anti luz azul. En el mercado las hay de varios tipos, también unas lentes con filtro amarillo, e incluso puedes graduar tus gafas de luz azul en la óptica para no tener que andar cambiando. En cualquier caso, no perderás nada, más allá de la pequeña inversión, pues estas lentes son inocuas completamente.  

Móvil menos agresivo para la vista

Sea la luz azul más o menos lesiva, es cierto que a veces, sobre todo en la noche, puede resultar algo invasiva de más. Y la pupila se contrae, se resiente, cuando en plena oscuridad encendemos el teléfono para atender alguna notificación. De ahí que la mayoría de dispositivos incluyan en sus terminales la opción ‘Night Light’, que permite reducir la intensidad lumínica, luces azules incluidas, y generar menos impacto ocular. ¡Ah! Y con o sin gafas, te esperamos en nuestras oficinas para que eches un vistazo a lo bien que se trabaja en nuestros espacios.