La importancia de la ubicación de una empresa

Compartir

kudos-julian-camarillo
El lugar en el que una empresa sitúa su sede, o una de sus sedes, puede ser de gran relevancia para la captación de inversiones, la atracción de nuevos socios y, en general, la buena marcha de sus negocios. Por ubicación, se puede entender su localización física, es decir, que sea accesible por los distintos medios de transporte, pero también su pertenencia a un campus o edificio con espacios de trabajo modernos y sostenibles, como los que ofrecen los edificios de Kudos. Si coinciden ambas circunstancias, la empresa se apunta un importante tanto en competitividad cuyos beneficios detallaremos a continuación.

Ventajas de una buena ubicación empresarial

La primera impresión es la que cuenta, dicen. En el mundo profesional, si esa imagen remite a espacios preparados con toda la tecnología necesaria para lograr los mejores resultados, así como una disposición de los lugares de trabajo óptima, en colaboración con otras empresas y en una comunidad preparada para compartir conocimiento y valor humano, la imagen positiva se multiplica. Todo ello redunda en una buena imagen que, a su vez, se puede traducir en las siguientes ventajas:
  • Mayor tráfico de proveedores y potenciales inversores. Una buena ubicación es una invitación a las visitas de todo tipo. Favorece las reuniones y los encuentros, lo cual supone un primer paso significativo para establecer alianzas estratégicas.
  • Mayor afluencia de público y posibles clientes. Lo mismo que en el punto anterior: encontrarse en un lugar ‘vivo’, con otros factores atractivos, genera curiosidad y, a la postre, contactos.
  • Imagen de marca y prestigio. La ubicación de una empresa puede influir en su imagen de marca y percepción de prestigio. Estar ubicado en un área próspera o de prestigio puede mejorar la reputación de la empresa.
  • Acceso a infraestructuras y servicios. La infraestructura disponible en una ubicación, como carreteras, puertos, aeropuertos y servicios públicos, puede tener un impacto significativo en la eficiencia operativa de una empresa. En el caso de Kudos, son varios los edificios con un acceso cómodo al aeropuerto, lo cual supone otro punto a favor de su ubicación y su conectividad con el mundo.
Finalmente, estas ventajas intangibles se pueden traducir en beneficios tangibles.

¿Qué entendemos por una buena ubicación?

Hay vida más allá del centro. De hecho, instalarse lejos de las zonas más tensionadas de las grandes ciudades, aporta muchas ventajas. Así lo entendemos en Kudos, por lo que la gran parte de nuestros edificios se localizan en puntos estratégicos de comunicación, con una vía principal que permite llegar de manera fluida. Ahí están los edificios de Julián Camarillo o el de Omega, en Madrid, con cómodos accesos a través de A2, M30, M40 y A1, con el máximo de ocupación y una lista de espera que no para de crecer. Son varias las razones para entender el éxito de estos edificios. En el caso de los Innovation Campus de Kudos, influye también el hecho de que se encuentre rodeado de zonas verdes, lo que repercute en el bienestar laboral. Pero una buena ubicación empresarial también se define por los vecinos, por la comunidad en que se establece, por el ecosistema que lo forma. Así, el citado edificio de Julián Camarillo se encuentra en pleno distrito MadBit, una zona de Madrid que se caracteriza por la concentración de talento empresarial como motor de transformación. Porque en Kudos creemos que competir no excluye compartir, y que el mejor camino hacia el éxito es realizar el mejor trabajo y ofrecer los mejores servicios. ¿Aún nos ha venido a vernos? ¿Te interesa conocer algún edificio en concreto? Te esperamos con las puertas abiertas.