Oficinas corporativas: una nueva dimensión del concepto de trabajo

Compartir

oficinas corporativas

Las compañías más punteras del mundo ya estaban implementado el concepto de las oficinas corporativas varios años antes de que la pandemia por coronavirus cambiara las reglas de juego. Porque el confinamiento que supuso la amenaza sanitaria descubrió las bondades del teletrabajo, de unas jornadas más flexibles, en las que poder conciliar ritmos y horarios de manera más abierta.

Empresas como Google, Kellogg’s o Microsoft son algunas de las que más fuerte están apostando por las oficinas corporativas, espacios de trabajo que quieren huir de la rigidez, el encorsetamiento y lo convencional al tiempo que redefinen el hábitat laboral y el modo de relacionarse.

 

Oficinas que potencian la imagen de marca

Las oficinas corporativas surgen como resultado de una audaz estrategia corporativa. Por un lado, se diseñan para optimizar todos los recursos que puede tener un espacio de trabajo moderno y dotado de los últimos avances. Por otro actúan como escaparate, a la manera en que los pabellones de las distintas exposiciones universales hacían con el país que representaban: la oficina corporativa muestra el mejor lado de la compañía a la que representa.

Por eso, esos espacios deben lucir impecables, con toda la tecnología, el diseño y la decoración más innovadora que un estudio de arquitectura ambicioso pueda proyectar. Son espacios para recibir a clientes, tanto reales como potenciales, y fomentar las inversiones, oficinas-escaparate que hablan bien de la empresa cuyo logo se muestra bien visible, que invitan a quedarse, a formar parte de ella.

 

La mejor cara de tu empresa

Así como todos nos arreglamos para salir a la calle o para acudir a un encuentro social, la oficina corporativa es consciente de su papel como símbolo de la compañía. Por ello, la oficina corporativa contará con más recursos y más inversión, así como un emplazamiento más selecto y exclusivo, con idea de que atraiga al mayor número de visitantes.

Además, estos lugares de trabajo innovadores actuarán como reflejo de los valores de la compañía en cuestión. Así, mostrarán su compromiso con el medio ambiente, la sostenibilidad y el impacto social positivo. Además, su vocación multidisciplinar pone en bandeja una estructura más libre, en sintonía con el concepto de oficina abierta.

 

que es una oficina corporativa

Lo mejor del trabajo presencial

Una vez que las compañías han descubierto las ventajas de combinar el teletrabajo con lo presencial, el concepto de oficina debe reinventarse y ofrecer todos los beneficios de desplazarse a un lugar concreto.

Por eso, las oficinas corporativas fomentan el trabajo en equipo con espacios creados para actividades determinadas y tratan de justificar esa presencialidad. Lo que no permite lo digital, la videollamada, lo solventa la oficina corporativa, ideada para sacar el máximo provecho del equipo humano, de las sinergias entre los distintos miembros del staff.

 

Ventajas de las oficinas corporativas

Llegados a este punto, parece fuera de toda duda que las oficinas ‘de marca’, como también podemos llamarlas, ofrecen beneficios nada desdeñables. Por un lado, como hemos visto, mejoran la imagen de la compañía, facilitan contactos y ‘networking’ y, por otro, aumentan la motivación de la plantilla.

Porque una oficina corporativa busca el lado lúdico, creativo, impredecible, del trabajo, huyendo de rutinas y moldes estrictos. Es motivadora y fomenta el ideal que debe primar en todo espacio de trabajo: que los lunes se prefieran a los viernes.

En Kudos estamos alineados con las nuevas formas de trabajo, gracias a unas instalaciones punteras y equipadas con los últimos adelantes. ¿Aún no conoces nuestros edificios?